miércoles, 24 de diciembre de 2008

malabárico


En nombre de mi alma genero ondas sonoras
Lingüista del silencio sintónico poético
amo sus piros y amo mis terios fonológicos
Sin duda soy un lo un co un malabárico
desatando las sílabas lavadas en la música
Nochemente en primera persona oigo yorar
y en el arrullo del silencio discrimino
los timbres inauditos de mi acústica estética
Tristoy tristestoy por eso hablo increíble
como un ángel borracho de onomatopeyas
Nunca el gastar palabras sellará lo sentir
No miento el sentimiento con voces mundanales
ni soy pico de oro ni poeta gramático
Todo soñar sonoro trae sorpresa y prodigio
y basta con llamar las cosas por sus cumbres
Mi cristeza me dicta fonemas suficientes
Hace ya mucho tiempo que mi alma es de tristal
Hoy reflejo los dichos de la lírica libre
La expresión de un ser vivo se inventa cada vez.



Carlos Edmundo de Ory
.
.
.
La ilustración es de Ken Wong

4 comentarios:

Sonriendo dijo...

Qué bien se entiende el sinsentido a veces!! y qué mal se entiende el "consentido" otras, qué lástima comunicarnos sin entendernos sólo por no romper las leyes del lenguaje.. y qué gusto cuando alguien lo hace...

Cómo sonríe la mente al pensar sin tener que pensar... al leer sin buscar sentido por leer sintiéndolo..

Me ha encantado ;)

La pequeña Delirio dijo...

Qué gran poema ;)

Trice dijo...

gran poema sí ;)....hace sonreir cerebros, y todo!

frecuenciaurbe dijo...

Increíble el último verso. Muy bien traído para estos días... Sigan los descubrimientos