jueves, 15 de enero de 2009

Da vergǘenza decirlo

Con los ojos vendados,
para que no pudieses recordar el camino,
intenté conducirte
al refugio sereno donde guardé mi vida.
Da vergüenza decirlo,
pero a veces los años construyen una casa
de medios sentimientos,
de verdades medianas,
de pasiones dormidas como animales viejos,
de cenizas y sueños humillados.
Y el cuerpo se acostumbra,
y las sombras apoyan su cabeza
en un pecho de sombra,
y el corazón se siente en paz o se doblega
a una derrota cómoda sin heridas mortales.

Da vergüenza decirlo.

Con los ojos vendados
para que no pudieses recordar el camino,
intenté conducirte
a mi mundo sereno de verdades a medias.
No me ha sido posible.

Esta noche insegura,
que mueve los relojes con la prisa
de tu pulso más vivo,
me envuelve y me repite:
no te ha sido posible.

Esta noche de viento,
que fue soltando amarras hasta quedarse tuya
como un delirio de melena negra,
me llama y me confirma:
no te ha sido posible.

Esta noche de gente
que pasa por las calles con tus ojos,
con la forma que tienes de vestirte,
con tu sonrisa de país lejano,
esta noche me empuja y me convence:
no te ha sido posible.

Y aquí estoy yo,
que voy soltando amarras hasta quedarme tuyo
y camino hacia el mar
con los ojos cerrados,
como una barca deja su refugio,
una barca feliz que se repite:
no me ha sido posible,
porque nada me importa,
sólo tu piel,
la piel de una tormenta.

Da vergüenza decirlo.




Luis García Montero



Vivan la vergüenza, la desvergüenza y las heridas mortales.

Aprovecho para darle las gracias a la persona que me regaló este poema, y muchos otros del mismo autor contenidos en un libro de tapas negras enmarcadas en dorado, hace tiempo ya. Me encanta que me acompañes en la comprensión del arte, descubrirlo y vivirlo contigo.



5 comentarios:

Trice dijo...

Me ha transportado a otro momento de mi vida (del que en algún momento he renegado?)y he pensado que quizás este poeta merezca ser rescatado...,y con él tantas cosas, cosas-persona, tantas cosas-persona-sentimiento,que en su momento me hicieron muy feliz.

Ahora también me apetece desempolvar libros negros de marcos dorados...(y q algún día me enseñes los tuyos pequeña pulsatilla!)

Un abrazo

SinVergüenZa dijo...

Por qué carajo tiene que darnos vergüenza!! ;) la vergüenza la crea el ojo que mira, todas esas pequeñas o grandes cosas nos hacen tan bonitos como somos, por muy avergonzantes que puedan parecer... y las risas y sonrisas que te echas después qué ?!! viva la vergüenza, asimilemósla y desaparece.. o mejor, se convierte en otra cosa, en lo que realmente es, a recuperarlo!! para ser más enteros... y menos a medias.

Gracias por encender la bombilla, la había puesto en la lámpara... pero aún no daba buena luz.

pulsatilla dijo...

Sí, yo ahora, vislumbrando el final de una etapa, empiezo a tener ganas de muchas cosas... Y con la menos vergüenza posible!

Mis libros son tuyos ducha Trice!

Besos para ti y para SinVergüenZa.

v dijo...

pulsatilla, no sé si reconocerme en el origen de ese libro de tapas negras. porque en algún momento yo respeté a garcía montero y leí atenta algunos de sus poemas, pero ahora, mucho tiempo después de andar regalándolo a mis personas cercanas, reniego un poco de él y de sus estupideces académicas. pero otro día te cuento eso, que son tonterías de ese absurdo mundillo académico.
lo que en realidad quería decir es que me gusta que las palabras unidas en forma de poema te hagan pensar y te gusten y que las leas en alto dentro de ti y que las descubras como arte. un arte que a veces me parece, como a todo el mundo, inútil, pero que me saca siempre de mi desazón y siempre siempre siempre me da fuerza para seguir seguir seguir hacia delante.
las palabras son las que nos sacan de nosotros hacia fuera, las que nos ayudan a sacarnos y también con ellas nos metemos más adentro de nosotros, nos comprendemos mejor. y las palabras en poesía tienen un espíritu distinto, inasible. por eso nos emocionan y no sabemos explicarlo.
eso trato de entender.
saluditos!

pulsatilla dijo...

sí sí, te reconoces bien!!

He leído sobre los rififafes que se traen en la universidad de granada, y no he sacado mucho en claro la verdad... Supongo que tu ahora tendrás información de primera mano.

Pero obviando esos mocos secos, creo que la poesía va más allá de la propia vida personal del poeta.

Te quierooooooooooo